@include_once('analyticstracking.blade.php')

Fidel y la educación


Fecha: 2017-01-05 15:35:01
Por: Yuliet Gutierrez Delgado

La educación fue una permanente preocupación del Comandante Fidel Castro, sus visionarias ideas impregnadas de gran humanismo, dignidad y ética constituyen un gran legado e inagotable fuente de inspiración y ejemplo para los maestros cubanos.

Cubaeduca les obsequia una selección de algunas concepciones de líder de la Revolución Cubana, así como valoraciones de pedagogos sobre nuestro inolvidable Maestro. Sus meridianas ideas sobre la educación demuestran la inmesidad de quien se ha convertido en un faro de luz para toda Cuba y el mundo:  


“(…) el magisterio más que una profesión, es en realidad una vocación; porque con lo que ha cobrado el maestro, con el estándar de vida que ha tenido el maestro, se puede ser maestro por vocación, más no por profesión”. Discurso pronunciado en el acto de apertura del Primer Congreso Nacional de Maestros Rurales, efectuado en el teatro del Palacio de los Trabajadores, 27 de agosto de 1959

"Para llegar a ser un educador respetado por sus conocimientos, hay que dedicar mucho tiempo a la lectura, al estudio e incluso sacrificar horas de descanso, si fuere necesario.

El maestro está obligado, ante todo, a plantearse ante sí altos requerimientos morales, ya que no se puede exigir a los demás lo que él mismo no practica. Solo puede educar el que es ejemplo.

Hay que trabajar por despertar el interés por las ciencias, en particular la matemática, la física y la química. Sin lugar a dudas, la mejor motivación para el estudio de estas disciplinas será el desarrollo de buenas clases por los profesores que estimulen los intereses cognoscitivos de los escolares.

La escuela ocupa el lugar principal dentro del conjunto de influencias que actúan en la formación de los niños y jóvenes. En el seno de cada centro de estudio, el trabajo educativo se desarrolla en el aula, en el laboratorio, en los talleres, en el comedor, en los salones de estar, en los albergues y en las actividades político-ideológicas, productivas, deportivas, recreativas y culturales; es decir, la labor educativa dirige toda la vida del escolar. El corazón del trabajo educativo es la labor de los profesores. Si esta funciona mal, funcionará mal todo el sistema de trabajo". Discurso de Fidel Castro Ruz, en el acto de graduación de 10 658 egresados del destacamento pedagógico universitario "Manuel Ascunce Domenech", 7 de julio de 1981.

 

“A todos nosotros, sin excepción, nos corresponde el papel de enseñar; a todos nosotros, sin excepción, nos corresponde el papel de maestros. La tarea más importante de todos nosotros es preparar el porvenir; nosotros somos, en esta hora de la patria, el puñado de semillas que se siembra en el surco de la Revolución para hacer el porvenir”. Discurso pronunciado en la clausura del Primer Congreso de escritores y artistas, efectuada en el Teatro "Chaplin", 22 de agosto de 1961

Opiniones sobre el legado de Fidel al Sistema Nacional de Enseñanza

"Fidel mismo es un educador capaz de influir directamente en la toma de conciencia del pueblo, en la educación para la lucha y el desarrollo de una cultura política en el pueblo, ha jugado un decisivo papel en la creación y despliegue de un sistema educativo sin precedentes en este continente y en gran parte del mundo. No es solo por haber democratizado la educación convertida en un derecho inalienable de todo el pueblo, por hacerla absolutamente gratuita en todos los niveles hasta el de postgrado, lo que es sin dudas una conquista prácticamente inédita o excepcional si echamos un vistazo a otras latitudes, sino también por no olvidar un solo detalle de la integralidad que debía alcanzar el sistema educativo cubano forjado desde diferentes dimensiones que van desde aportar las armas de la escritura y la lectura a todos los cubanos, desde proyectar una educación con bases científicas o como vía capaz de cultivar los goces más plenos de la espiritualidad humana a través del arte y la literatura, o el deporte, hasta su empeño para que los que tienen limitaciones físicas o mentales, antes excluidos del pan de la enseñanza, pudieran insertarse en la sociedad, sin exclusiones, ni discriminaciones.

De igual forma no es posible analizar la pasión fidelista por la educación al margen de su vocación internacionalista que se expresa en una tradición de solidaridad hacia otros pueblos y naciones. Cómo olvidar entonces el impulso dado por Fidel al internacionalismo educacional que ha influido en la eliminación del analfabetismo en varios países. ", Fernández Ríos, Olga

En la actualidad la contribución internacionalista cubana a los procesos de alfabetización y de educación básica de jóvenes y adultos con el programa cubano «Yo, sí puedo» se ha extendido a 30 países, en tanto, el «Yo, sí puedo seguir» está presente en cuatro naciones. Los dos métodos tienen un plan de estudio con enfoque humanista y flexible, contextualizado y adaptado a los sistemas educativos de los países que lo adoptan.


"Es que, digno discípulo de Martí como es, para Fidel la educación es un poderosísimo instrumento de transformación, el camino hacia la libertad, la dignidad, la justicia y la equidad plenas.

"Cada uno de esos revolucionarios programas es parte de la impronta de Fidel, hijo de su visión del maestro como piedra angular de la educación, y una respuesta concreta a un momento singular, cuando Cuba urgía de una gran masa de profesores para enfrentar la explosión demográfica y de matrícula, y asegurar la continuidad de estudios, la doctora Lesbia Cánovas, presidenta de honor de la Asociación de Pedagogos de Cuba.